Agrega un toque de sabor ahumado a los alimentos o bebidas con nuestro humo líquido.

 
 
 
 
 

• HUMO LÍQUIDO

 

 
A continuación, te contamos algunos de sus posibles usos para ofrecerte ideas con las que mejorar el resultado de tus platos:

Echa un poco de HUMO LÍQUIDO en un cuenco y usa un pincel de cocina para pintar con él pescados y carnes preparados a la plancha. De este modo les aportarás un sabor similar al que obtendrías preparándolos a la brasa o en una barbacoa. Obtendrás muy buenos resultados con sardina, caballa, jurel y otros pescados azules.
Utiliza el mismo sistema para darle un toque ahumado a tus hamburguesas.

También puedes pincelar con humo líquido la carne antes de usarla para preparar sándwiches de carne.
Prepara una salmuera y mezcla en ella un poco de HUMO LÍQUIDO. Utiliza la salmuera para salar carnes o pescados que posteriormente vayas a cocinar a la plancha, en la barbacoa o a baja temperatura. Así conseguirás un intenso sabor ahumado. Puedes consultar este artículo si necesitas más información sobre cómo salar alimentos usando una salmuera.

Añade unas gotas de HUMO LÍQUIDO a otras salsas antes de utilizarlas. Prueba a añadir unas gotas a la salsa de soja, la salsa teriyaki o la salsa barbacoa.
Identificación del producto: El HUMO LÍQUIDO es un líquido color marrón obscuro que posee un intenso aroma y sabor a humo. Se comercializa como ingrediente culinario.

Características: Como indica su nombre este líquido reproduce fielmente el sabor obtenido al ahumar de forma natural los alimentos. Se utiliza como ingrediente para aportar a los alimentos un sabor y aroma similares a los que tendrían si hubiesen sido ahumados al fuego o cocinados a la brasa o a la parrilla.

Este aroma nos recuerda al de la madera quemada en una hoguera y al de los alimentos que han sido ahumados de forma natural, como el salmón ahumado, algunos quesos ahumados, chorizos, etc. Dada la intensidad de su sabor y de su aroma, suele usarse en pequeñas dosis. Por lo que se agrega el líquido gota a gota.

Fabricación: La elaboración del HUMO LÍQUIDO resulta bastante sencilla. Para su obtención se queman virutas de madera o serrín. El vapor de agua generado durante la combustión de estas maderas se condensa, se recoge, se concentra y se purifica para formar este líquido de intenso sabor ahumado.

La madera utilizada en la fabricación del humo líquido puede ser de diferentes tipos. Resulta habitual emplear madera de nogal o de mezquite. Aunque también pueden usarse otros tipos de madera como las de:

  • Roble
  • Manzano
  • Cerezo
  • Peral
  • Melocotonero
  • Abedul Arce
Sin embargo, son normalmente las maderas de mezquite y nogal las que suelen conseguir la mayor intensidad de aroma y sabor ahumado.

¿Cómo se usa el humo líquido en la cocina? El HUMO LÍQUIDO puede utilizarse de múltiples formas en la cocina.

 
 
 
 
 

 
Rellena una jeringuilla de cocina con HUMO LÍQUIDO. Utiliza la jeringuilla para inyectar el HUMO LÍQUIDO dentro de grandes piezas de carne antes de proceder a su cocinado.

Echa unas gotas de HUMO LÍQUIDO junto con el resto de los ingredientes que añadas a la bolsa de cocción cuando cocines usando las técnicas de cocina al vacío y a baja temperatura.

Mezcla unas gotas de HUMO LÍQUIDO con la carne de cerdo deshilachada cuando prepares "cochinita pibil" o "pulled pork". • Mezcla un poco de humo líquido cuando prepares el relleno de arepas, empanadillas, "jiaozis" o "dumplings".
Echa unas gotas de HUMO LÍQUIDO cuando prepares sopas, cremas o guisos.

Resulta un aderezo ideal para potenciar el sabor de los platos cocinados a baja temperatura, bien sea usando una crockpot, una instant pot o un roner con las técnicas de cocina sous vide.

Añade una pequeña cantidad de HUMO LÍQUIDO a la mezcla de carne cuando prepares albóndigas, chorizos o salchichas caseras.

Además de estos usos el HUMO LÍQUIDO se utiliza habitualmente en la fabricación de embutidos para aportar sabores ahumados y a barbacoa.

También se usa como aditivo saborizante a la hora de fabricar quesos, carnes y pescados ahumados y otros productos alimenticios con sabor a barbacoa.

Así, cuando compras un producto ahumado como jamón, jerky, charque, bacón, tofu, chile ahumado, queso ahumado o patatas fritas con sabor a barbacoa, lo más probable es que estos productos no hayan sido ahumados de forma natural.

Seguramente se les ha añadido una pequeña cantidad de HUMO LÍQUIDO durante su elaboración.
Incluso algunas marcas de whisky utilizan este condimento para conseguir un intenso sabor ahumado.
Lo mismo ocurre con casi cualquier producto elaborado con sabor a barbacoa. El HUMO LÍQUIDO es el que aporta este sabor a la mayoría de estos alimentos.

También se utiliza para impregnar diferentes recipientes y envoltorios en los que se almacena carne o productos derivados de la misma. Posteriormente estos recipientes se someten a un tratamiento térmico para extraer el aroma y el sabor a humo.

El HUMO LÍQUIDO, debido a sus propiedades antioxidantes, también se utiliza para reducir las reacciones de oxidación de los lípidos.

Estas reacciones son las que provocan el característico sabor a recalentado que percibimos cuando, por ejemplo, no consumimos una carne guisada tras su cocinado y la recalentamos al día siguiente.

El HUMO LÍQUIDO se añade a algunos alimentos precocinados como las empanadillas de carne para evitar la aparición de este sabor a recalentado. Gracias a sus propiedades bactericidas y antimicrobianas el humo líquido también se usa habitualmente como conservante en la preparación de embutidos y otros productos derivados de la carne.